¿Qué son las varices?

Los problemas venosos nunca han tenido la relevancia de los problemas arteriales y han sido menospreciados.
Esto ha hecho que las venas que desempeñan una función integrada con las arterias, sean peor conocidas y sus patologías sean en la actualidad realmente más complejas en cuanto a su compresión y tratamiento, precisamente por ese desconocimiento.
En el Instituto Vascular Internacional prestamos una especial atención a los problemas de insuficiencia venosa.

VARICES: una enfermedad evolutiva

La insuficiencia venosa (varices) es un importante problema de salud con repercusiones sociales y económicas. Más del 40% de la población sufre alguna forma de problema venoso, trombosis, varices o arañas vasculares.

No conocemos con certeza la causa primaria pero conocemos bastante bien el modo en que se producen de las varices:
En primer lugar existe una alteración de la pared venosa de origen desconocido: ¿genético? En segundo lugar un componente hemodinámico, un mal funcionamiento de las válvulas de las venas. Estas válvulas ayudan a que la sangre siga su camino hacia el corazón. Sin embargo, si no cierran bien, aumenta la presión de la sangre en el interior de la vena que acaba por dilatarse.

El aumento de presión es el factor clave. Si corregimos ese factor se eliminan las dilataciones varicosas lo que se puede comprobar al elevar la extremidad del paciente varicoso: las varices desaparecen
«…las varices no son la enfermedad, sino uno de los síntomas de la insuficiencia venosa…»
**
Como la causa inicial es desconocida, tampoco hay una curación definitiva , por lo que la insuficiencia venosa se considera una enfermedad crónica y evolutiva que empeora a medida que pasa el tiempo si no se instauran medidas terpéuticas.

CAUSAS
El corazón actúa como bomba para que las arterias aporten el oxigeno y los alimentos a todo el organismo, mientras que las venas llevan la sangre de retorno hacia nuestro corazón. En nuestras piernas, las venas no tienen una bomba tan eficiente como el corazón para impulsar la sangre, además deben trabajar contra la fuerza de la gravedad. Para que las venas desarrollen correctamente su misión hay dos mecanismos importantes:
Los músculos de las pantorrillas actúan como una bomba mientras caminamos exprimiendo las venas e impulsando la sangre hacia el corazón.

En colaboración con esta bomba existe una red de minúsculas válvulas unidireccionales que al abrirse permiten el paso de la sangre en un solo sentido impidiendo al cerrarse. que la sangre vuelva hacia atrás de forma anómala.
Las varices y la insuficiencia venosa se producen cuando el sistema de bomba del múscular de la pantorrilla o mas comunmente las válvulas no funcionan correctamente. A medida que envejecernos las venas pueden perder la elasticidad , lo que hace que se dilaten. Cuando sucede esto la sangre que debe viajar hacia el corazón puede fluir al revés (reflujo), se acumula sangre en las venas de la pierna y estas se dilatan debido a la hipertensión venosa

No es infrecuente que las mujeres durante embarazo desarrollen varices. Durante embarazo, el volumen de sangre en el cuerpo aumenta y se elevan los niveles de la hormona progesterona (que dilata los vasos sanguíneos). Estos factores, junto con el aumento de tamaño del útero que ejerce presión en las venas de la pelvis y de las piernas, pueden producir un aumento de tamaño de las venas y aparición de varices. Muchas veces las varices aparecen por primera vez durante embarazo pero generalmente mejoran sin tratamiento médico, en el plazo de tres meses después del parto. Desafortunadamente, la enfermedad persiste o progresa con cada embarazo adicional.

FACTORES DE RIESGO
Hay condiciones y circunstancias que aumentan el riesgo de desarrollar varices e insuficiencia venosa:
Edad.
Las varices aparecen generalmente entre las decadas de los 30 y los 70 años de la vida. Es una enfermedad crónica que progresa y empeora con el tiempo.
Sexo.
Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de desarrollar varices. Los cambios hormonales durante embarazo y los 1núltiples e1nbarazos tienden a aume ntar el riesgo.
Genética.
Si otros miembros de la familia tenían varices, hay mayores probabilidades de que usted también las padezca.
Obesidad.
La obesidad aumenta claramente la presión venosa, de forma que aumenta el riesgo de padecer varices.
El estar de pie o sentado durante periodos largos de tiempo.
La bomba del músculo del gemelo no funciona en estas condiciones y la sangre venosa no fluye eficientemente por lo que aumenta la presión y la pos ibilidad de que aparezcan varices.